Principios inspiradores

1. Prevención y generación de entornos seguros


2. Primará siempre el interés superior de la víctima


3. Se procurará la máxima celeridad en las diligencias


4. Garantismo para la víctima (máxima tutela) y para el acusado (presunción de inocencia).


5. Colaboración con las autoridades civiles y denuncia por parte del Arzobispado en supuestos de abusos a menores, así como explícita advertencia a las víctimas de, en su caso, su derecho a denunciar ante la policía, la fiscalía o el juzgado de guardia.


6. El referente es el modelo de justicia restaurativa